Alineación de Niveles Lógicos en niños

>

Programación Neurolinguitica es la herramienta por excelencia en la educación de niños

Supongamos la siguiente escena: un hijo lleva a su padre la libreta de notas. El padre anda con la mosca detrás de la oreja, últimamente no le ha visto estudiar mucho. Abre la libreta: suspenso en matemáticas.

- “¿Cómo no vas a suspender si no estudias? ¿Es que no sabes estar quieto y concentrado ni cinco minutos? ¿Tú crees que así puedes aprobar matemáticas, o cualquier cosa? Como sigas así yo me plantearía si valgo para estudiar o me voy buscando otra cosa. No sabes el disgusto que nos das, sobre todo a tu madre. Mira, mejor lo dejamos, vete a tu cuarto y piensa en lo que te he dicho”.

Una de las técnicas más poderosas de la PNL se conoce como el alineación de niveles lógicos. En resumen, esta técnica se basa en repasar todos los niveles neurológicos ante una situación determinada, y “recolocarlos” para que estén todos alineados en la misma dirección, la más adecuada para el caso concreto.

Examinemos ahora la escena anterior desde este punto de vista de los niveles neurológicos. De una manera inconsciente, se están alineando, y no precisamente en una línea muy positiva. Desde la conducta (no estudias), pasando por las capacidades (no sabes estar quieto y concentrado), las creencias (si no estudio, no puedo aprobar), la identidad (no valgo para estudiar) hasta el nivel transpersonal (les doy un disgusto a mis padres).

El resultado de procesos de este tipo suele ser una autoestima muy baja. En PNL, una autoimagen (nivel de identidad) muy negativa. ¿Cómo podemos hacer para evitar esto?

1. Si existe una conducta negativa, en la corrección ceñirnos a los niveles de contexto y comportamiento: reprender la conducta, describir por qué es incorrecta e indicar los cambios esperados

2. Cuando exista una conducta positiva, elogiarla y subir por la escalera de niveles neurológicos: esto está muy bien, con muy buena letra y muy limpio (conducta), así vas a mejorar mucho (creencia), eres muy inteligente (identidad), seguro que tus padres están orgullosos de ti (transpersonal).

Siguiendo a San Agustín: odia el pecado y ama al pecador.